Vicisitudes virales


Estamos como los flamencos, haciendo equilibrio sobre una pata y además con una basurita en el ojo que no nos deja ver claro, y luego las lágrimas que derrama, opaca lo poco que vemos.

Inestabilidad, los dirigentes políticos no tienen ni idea de como manejar la situación. En realidad hacen amagues de toma de decisiones que se revierten diez minutos después. No ahorremos críticas tampoco de los científicos o los equipos encargados de la salud. Todos ellos sudan la gota gorda al momento de confrontar los datos y ante insistentes preguntas del periodismo.

La gran paradoja es la tan elogiada tecnología, que nos habría de sacar del atolladero, de cualquiera que la humanidad se tendría que enfrentar. Pero resulta que al momento de la verdad, no todos los objetivos están en la mira de la ciencia. Es tan engañoso como el cacareo vacío de una gallina ponedora.

Hasta la fecha se construyeron tantos castillos en el aire, que parecían tan sólidos como una roca. Ahora afloran las grandes falacias, pero aún no es suficiente porque siempre nace algún alma encantada que ve un futuro promisorio. Pensemos tan solo en las fantásticas cifras que se barajan en el proceso de enfrentar la actual crisis. Por empezar, el gran parate de las economías, que hasta hace muy poco crecían casi exponencialmente. Los gobiernos tuvieron que salir al paso y otorgar prestaciones a sus ciudadanos forzados al paro, como a las empresas obligadas a cerrar sus puertas. Los deficitarios presupuestos ya ni siquiera se publican ni las perspectivas de futuro… ¿Quién va a pagar todo eso?. Los costos de salud, en primera instancia para la atención de los enfermos hospitalizados. El control del movimiento de personas para tratar de evitar contagios masivos, se vieron seriamente frenados por las vicisitudes de las normas sociales y económicas. Cerrar todo lo posible las fronteras de los países, y a su vez dejar pequeñas grietas para no frenar del todo las actividades… la producción de alimentos viene al caso.

Luego las promisorias propuestas de los laboratorios de investigación que junto con las farmacéuticas están acumulando riquezas incalculables. No solo por el precio que los gobiernos pagan por sus productos, pues además algunos gobiernos participaron con cuantiosas cifras en el proceso de investigación y desarrollo de las vacunas. Negocio redondo para esas empresas que ahora apilan con palas en sus cajas fuertes.

Pero ya con los brazos extendidos para recibir dichas vacunas, los mortales nos preguntamos si aquí termina la saga del virus. No hay nada seguro. Los científicos tartamudean como nunca antes y parecen tan escépticos como un político de barrio.

Entonces ¿qué podemos ya esperar? Es claro que nada será parecido a lo vivido al momento y que estamos en un proceso de transición hacia algo diferente ¿Qué? no lo sabemos, pero como la paradoja de Gramsci… “Ya el sistema anterior se ha desmoronado, y aún no se ve surgir al nuevo”.

Por supuesto, la profecía no existe y no hay videntes a mano, pero creo que podemos asegurar que esta es una oportunidad para proponer y llevar a cabo cambios radicales: Ante todo, recordemos que estamos amenazados por una gran crisis global… el cambio climático, junto con la polución y la desaparición de muchas especies. Solo esto es un enorme desafió para la humanidad, pero no solo, pues también la democracia liberal está en peligro. Las grandes hambrunas que empujan la migración de masas que en busca de una mínima seguridad arriesgan sus vidas a diario. En esto están los fatuos gobiernos de las tiranías que aún gobiernan en partes del mundo.

No hay recetas de abuela para iluminar el camino a recorrer, debemos eso si, agudizar el pensamiento y formular las ideas más descabelladas. Revertir todo y empezar de cero, estamos saliendo del paraíso prometido a cuyas puertas no hay ningún filósofo con preceptos iluminados. Estamos solos, alejados de todo y sin instrumentos de trabajo, hay que inventarlo todo.

Un comentario sobre “Vicisitudes virales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .