Pequeño dossier del libro ‘Propaga’ de Rolando Revagliatti.


Epílogo de Alejandra Pultrone para el poemario “Propaga” de Rolando Revagliatti.

Eslabones

Sonora ausencia

Nunca la línea recta.

La extensión de esta palabra poética en juego dobla su apuesta, despliega su práctica.

En los primeros poemas la sonoridad se hace presente, lo sonoro acude al lugar de la falta. No hay palabras, ni música: sonidos. Se agolpan para dejar consistencia, rellenan el hueco:

Sonidos al cerrarse

Penden

de la oscuridad

Juntándose conmigo

me rellenan.

Los sonidos indiferenciados. La saturación: el re-lleno. Cuando sólo hay “lo sonoro”, la significación se ciega, sólo resta el exceso del re-lleno. Exhibición de la aridez.

Revagliatti insiste y ofrece la paradoja: el lenguaje muestra su falla certeramente.

Allí está el sendero de lo sonoro, su apego al desierto cuando la palabra escasea, cuando ya es in-sonoro, se negativiza, libera:

Alisa, amansa

una épica decantada

en insonoro pero profundo

ahogo

liberador.

Inmortales

Cuando una voz aparece en el poemario, la propagación se inicia.

La poesía es esencialmente propagadora, extensiva hasta sus últimas consecuencias.

Por eso, aunque la voz se mate, se expande:

Se mató la voz

se mató la voz que volaba

arribará a las tinieblas

sembrará

esparcirá.

Los sonidos saturan, la voz esparce. Es muerte que da vida, inmortalidad de la palabra desplegada.

Después la mirada. Y el ojo, ojo ciego, órgano sin función, ojo poético. Allí, en lo desdoblado, continúa la expansión del sentido. Aquí, allá un ojo se mira con desconfianza. Pliegue y despliegue, la falla ya es parte y también cuenta: amplitud del lenguaje:

Al ojo mío que no ve

contemplo con un ojo

alterado por el detrito

del ojo mío que no ve.

Como un Frankenstein apalabrado

Algo del cuerpo llegó para quedarse. Fragmentado en los sucesivos poemas una mirada los recoge y, como un Frankenstein apalabrado, se ciñe a la palabra que lo nombra.

Sonoro. Insonoro. Voz. Ojo. Cabeza:

En mi cabeza

dura

sagrada

allí metido

de pies a cabeza.

Refugio donde persistir, dura, se eterniza como lo sagrado. Cuando se distrae, se “pianta”, se vuelve lunfarda, liga con lo inmediato. Ingresa el corazón y con él lo femenino como lugar del otro:

En lo inmediato la cabeza se me pianta

y el corazón me feminiza

En lo mediato la vida paga

lo suyo con moneda inconstante.

La vida paga. La vida se pro-paga.

Arriba el telón

El cuerpo en la palabra y el cuerpo del actor.

El actor es su cuerpo. Avanzando: su cuerpo hablado.

“El actor es su cuerpo”

 al decir de Berta Roth acaso

 en 1971

Un actor afirma que

cuando evoca

en 1995

él se excava.

Desdoblado, el actor se enfrenta con sus restos desde la evocación. Arqueología. Excavar es también oficio del actor, en las ruinas de lo propio, recreación de lo ajeno.

El encuentro con los restos es también ejercicio de la poesía.

Con la evocación de este cuerpo, prosiguen los deslindes, el personaje entra en escena, y como el ojo que se contemplaba con el detrito del otro, el yo y el personaje se desdoblan.

Este libro propone un encuentro desde la desolación del lenguaje hasta su apertura posible, un juego de sonidos, voz y cuerpo, donde la palabra excava sus márgenes, escribiendo la propagación de su especie.

****

Texto de Silvia Noemí Pastrana leído por su autora el 10 de mayo de 2001 en la presentación del libro “Propaga” de Rolando Revagliatti, en el Café Literario “Último Infierno” de la ciudad de Buenos Aires, la Argentina.

  “Propaga”, el libro de Rolando Revagliatti del que hoy hablamos, bien podría llamarse “propaganda”, aunque en esta suerte de acotación no tan cinematográfica, el hombre y la vida conviven con la imagen de la realidad. Comparándolo con sus libros anteriores, éste, toma imágenes y difunde un pensamiento, a veces irónico y cruel, y otras veces, lleno de cuestionamientos. Dividiría el libro en dos instancias: la primera, que gira alrededor de la cabeza: “En mi cabeza / dura / sagrada / allí metido / de pies a cabeza” dice, como empezando con la trama tentativa del sueño. El hombre con insomnio aprende a “volar” abrazado al “robot”, a la bruja o la cábala o a la oscuridad que lo hace pared de su propia condenada existencia. Y quién es el poeta sino un hombre con insomnio que toma a su cabeza, no sólo como para adquirir conocimiento sino como la voz de su conciencia. La segunda parte se aparta de los actores de ficción para transformarse en el primer actor de su película, el yo poético que pone en evidencia al poeta “como actor de su cuerpo”. En su poema “Desde la platea” la voz de la ficción contempla, él contempla “Voces / los personajes / Timbres de las voces / las circunstancias / Y unas butacas / donde los espectadores / se maquillan.” El primer actor no se maquilla, se descarna, quiere exonerarse de la tragedia que ironiza, se convierte en un mundo minimalista, porque, quién podría escaparle a una metamorfosis con forma de paloma o gato o perro para exaltar el otro yo, parcialmente escondido, que no se declara ni vencedor ni vencido.

  “Propaga” es el rostro en el espejo, una pared que puede rajarse, un “Crear / o / reventar” tal como finaliza su “Añoranza”, es un llegar e irse poéticamente: “Es quién será / -ese personaje secundario- / cadáver en un par de horas”, pero ese personaje secundario no se relega, ocupa el centro del escenario e igual que el poeta, “ya / se desangra”.

****

Muestra poética del libro ‘Propaga’:

Llegó para ubicar

Llegó para ubicar su cabeza

debajo

de la cruda maceta que caía

Antes del impacto se apropió

(en jaque)

de su afán recóndito de lírico

y predestinado.

*

Aire

¿Senitos al aire

(o en el aire)?

¡Qué joven era

en mi cerebro!

*

Es la cuestión

Ser o no ser

poseyendo o no poseyendo

con o sin temple

esa es la cuestión

y

  acaso

la cuerda para rato.

*

Abrasado

Abrasado

por las lenguas

de las tentativas

del sueño

simple

dolida

y energuménicamente

resisto.

*

Tendal de mudos

Tendal de mudos

tras el bullicio

del insomnio

acoplan

sus bostezos.

*

Me hunde

Me hunde

Jamás amortigua

La noche

Amortigua

sólo

el amanecer.

*

Dentro

Fuera (de útero)

soldados indagan la espesura

Nativos

fin y medios

Cabeza de traidor

recrea la arpillera.

*

La sonrisa que sabe

La sonrisa que sabe

desborda

Gravita áfona la máscara

sin más

La sonrisa que sabe

hace algo de un agua maldita

Y sume.

****

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.