Proyectando futuros


Desde la sala de espera Dª Clara observaba a la niña y un montón de pensamientos, ideas más o menos absurdas anidaban en su cerebro, en su estado anímico, en todos sus sentires. Observando la triste cara de la niña no pudo por menos que acercarse a ella un poco dubitativa, por no saber qué … Sigue leyendo Proyectando futuros

La foto


Se sentó en el banco con la cabeza cacha mirando los zapatos ajados que tanto le disgustaban. Metió la mano en el bolsillo de la chupa y sacó un paquete de tabaco medio vacío del que sustrajo un cigarrillo, con el mechero lo encendió y empezó a fumar muy lentamente. Al cabo de varias exhalaciones, … Sigue leyendo La foto

Con o sin equitación


Andrés era un muchacho reservado y tristón. Cuando su padre se volvió a casar, unos años después de la muerte de su esposa, se sintió muy mal, aquella señora nunca podría sustituir a su madre, se decía a sí mismo, y empezó a detestarla manifestándole su antipatía con pequeños actos y sabotajes, como empujar la … Sigue leyendo Con o sin equitación

Las llaves de la puerta


Vi las llaves en la cerradura sin pensar que las mías habían quedado en mi bolso, ¿habías vuelto? Entré despacito y empecé a mirar desde el pasillo, el salón metro a metro, un mueble tras otro y no estabas. Esas sillas vacías, esa mesa brillante y limpia donde tomábamos el desayuno, esos platos que yo … Sigue leyendo Las llaves de la puerta

El topo


Un hombre de talla mediana, delgado, con rostro alargado y un pronunciado estrabismo, atendió mi solicitud para ingresar en la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). Estábamos a mediados de Septiembre de 1977. Hablaba despacio y con voz débil, parecía tranquilo y reflexivo a la vez. Las cuestiones políticas y sociales que en Francia me inquietaron … Sigue leyendo El topo

Un encuentro inesperado


Veras Rosa, hay a veces acontecimientos, bueno circunstancias, diría más bien, que te desconciertan. Llegue ayer, ya muy tarde del viaje que hice al País Vasco con las amigas, dejé la maleta en mi habitación y me fui a darme una ducha, estaba un poco cansada, hasta aquí todo normal, incluso la bella melodía de … Sigue leyendo Un encuentro inesperado

Las fresas… ¡se limpian así!


Amiga Celia, el domingo fui con un grupo de amigos a comer una paellaal campo, a la caseta de Magdalena y de Roberto. Viven en el campodesde hace un par de años y tienen con ellos a la madre de Roberto quetodavía está muy bien, a pesar de sus ochenta años; han alquilado su pisoy … Sigue leyendo Las fresas… ¡se limpian así!

Las llaves en la cerradura


.- Vi las llaves en la cerradura al querer abrir y claro, las mías se quedaron en mis manos, ¡Habías vuelto!Entré despacio y empece a mirar desde el pasillo, el salón, metro a metro, un mueble tras otro y no estabas. Esas sillas vacías, esa mesa brillante y limpia donde tomabas el desayuno, esos platos … Sigue leyendo Las llaves en la cerradura

Campeando el temporal


A ver: “Ya con la fe perdida voy recorriendo del mundo el retrotero/viendo que soniguales al primero/ los últimos errores de la vida. ¡Ah sí Campoamor! Acertada. Ahora veamos este poema de quien es. Te toca a ti Marita “Hasta que el pueblo no las canta, / las coplas, coplas no son / Y cuando … Sigue leyendo Campeando el temporal

Un medico de familia y mi madre


La República se estableció el 14 de abril de 1931. Mi madre aún no había cumplido los diez años. Poco tiempo antes, jugando con una amiguita en el colegio, fruto de un encontronazo, recibió un golpe en el pecho y cayó al suelo desmayada. Cuando se repuso, volvió a casa y desde entonces empezó a … Sigue leyendo Un medico de familia y mi madre