De paso por el aeropuerto


Eulalia esperaba en el aeropuerto, ya de vuelta a Madrid, pues el avión que había salido de Miami, donde había ido a ver a su hija casi sin saberlo, tuvo que permanecer unas horas en aquel extraño lugar donde la gente hablaba una lengua de la que no entendía absolutamente nada. Se puso a observar el montón de personas que iban y venían de un sitio a otro.

Se le acercó un policía y no entendió lo que le decía, “Perdone, no entiendo lo que me dice, no hablo su idioma” Rápidamente el policía comprendió lo que decía y llamo a sus superiores y un agente con gabardina se acercó a Eulalia y empezó a preguntarle.

“¿De paso aquí en los EE.UU?”

“Pues sí, he venido a ver a mi hija que se ha casado con un americano y ahora vuelvo a casa y no entiendo lo que pasa, pues, mi avión lleva casi una hora de retraso, por lo menos es lo que me han dicho esos agentes.

.-Nos gustaría hacerle unas preguntas para que nos ayude en una investigación que estamos llevando a cabo.

.- Por supuesto

.- Venga a la oficina, es ahí enfrente. ¿Puedo cogerla del brazo?

.- No, no hace falta.

Sentada en la silla frente a la mesa, el policía le preguntó.

.- ¿No ha visto a un hombre con una gorra azul y un chaquetón marrón que hablara con una niña?

.-Pues sí, pues no sé por qué ahora la gente joven se pone la gorra al revés, lo de delante detrás, ¡es absurdo!. ¿Y esas dos personas que me miran quiénes son?

El policía hizo un gesto de satisfacción, parecía que sus investigaciones iban dando un resultado satisfactorio.

.-Esas personas son los padres de la niña que ese hombre se llevó- repuso el policía.

.- ¿Y quién era el hombre, muy amable por cierto, pues le compró un chupa-chupa a la niña mientras le hablaba, a mí me pareció que era su abuelo.

.-No, no era su abuelo, ¿sabe por donde se fueron?

Sí por esa escalera y creo que fueron hasta el fondo, hasta el garaje…. Por lo menos es lo que yo vi.

.- Gracias señora, ha sido de gran ayuda.

.-Que ha pasado, ese hombre ha secuestrado a la niña? Pues lo vi por la mañana en la tienda de juguetes frente a la casa de mi hija, sí Disneyland supongo se llama, en el número 114.

.- Gracias señora, no sabe el gran servicio que nos ha prestado.

Eulalia no comprendía muy bien que es lo que estaba pasando, pero ya en el avión pudo saber que aquel hombre había secuestrado a la niña, para seguramente pedir un rescate y que gracias a su colaboración tal fechoría no se había llevado a cabo. Y sin saber muy bien por qué esa noche se durmió feliz

                                                                                                      

Salomé Moltó

2 comentarios sobre “De paso por el aeropuerto

  1. De mi consideracion,

    Les escribo para solicitar vuestra ayuda en localizar a vuestro colaborador IOSEF CAREL, un viejo amigo que hace mucho no lo ubico. El telefono que tengo esta desconectado y ya no vive en la direccion que yo tenia registrada. El motivo es que se integre en un encuentro de estudiantes que estamos organizando. Les dejo mi direccion de correo: mrbenari@gmail.com y mi numero del celular/whatsapp: +972509735353. Agradecido de antemano, les saludo muy atentamente.

    Jaim Ben Ari

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.