Coronavirus ¡Quedate en casa!


La cuestión es la solidaridad. Estamos viviendo momentos excepcionales de mucha gravedad y es fundamental tener en cuenta esta situación para no caer en la tentación de buscar chivos expiatorios a través del enfrentamiento y la división con el aprovechamiento político que ello implica.

Debemos pensar que los gobernantes en sus respectivos países actúan conforme (o por lo menos con la intención) a la necesidad de poner freno a esta pandemia y debemos poner el hombro con nuestras actitudes solidarias, que en este momento puntual de la crisis consiste en cumplir a rajatabla con las medidas adoptadas (nos gusten o no), porque las mismas no están respaldadas por intenciones políticas, sino por el consejo de los expertos en epidemiología, virología, etc. Y por organismos competentes como la OMS (Organización Mundial de la Salud).

No vale entonces el aprovechamiento político de la situación para acarrear agua para su molino a través del enfrentamiento, cosa que pretendió hace pocos días atrás el líder de uno de los partidos de la oposición al gobierno español, siendo sus palabras puestas en tela de juicio por el discurso positivo de uno de sus subordinados; en este aspecto, hay que señalar que la actitud de los políticos españoles –salvo alguna excepción que siempre las hay- es ejemplar en su apoyo a las medidas del gobierno.

Hubo otro intento protagonizado por un famoso escritor achacando la culpa a China por el hecho de ser un país comunista (creo que él solo, con su actitud xenófoba, se desacredita), opinión escrita en un prestigioso periódico español. Personalmente creo que el trabajo realizado por China fue ejemplar, además de felicitar su solidaridad.

Mucho cuidado con las redes sociales, los bulos y las intenciones ocultas para fomentar divisiones: la semana pasada apareció en Facebook la frase del  dirigente de un partido opositor al que gobierna Argentina, dando su apoyo a las medidas tomadas para frenar la propagación del virus –lo cual es plausible y no debe ponerse en tela de juicio-; sin embargo la intención de los internautas que presentaron esa frase era, indudablemente, que se “cliqueara” me gusta o no me gusta (se desprende que con el intento de demostrar que las medidas no eran correctas). Desechemos todo lo perjudicial porque la situación es muy grave.

¿Y la solidaridad en el futuro? indudablemente se perderán muchísimos empleos, y una manera de paliar este descalabro social sería aceptar lo que propician muchos economistas: jornadas de trabajo de 4 días a la semana y reducción horaria para poder compartir puestos de trabajo, aunque el sueldo sea menor. Por supuesto serán necesarias otras medidas complementarias, como reducción en el coste de los servicios públicos (electricidad, telefonía, gas…), reparto equitativo de la presión impositiva, y un largo etc. que para eso están los expertos y no seré yo quien dicte cátedra a pesar de mi atrevimiento anterior, solo dictado por el sentido común.

Si todos viajaremos en el mismo carro ¿por qué unos quieren ir en el pescante, dejando que otros hagan el esfuerzo para tirar del mismo?

colaboracion de César J. Tamborini Duca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .