Una trágica y absurda historia


Esto es la traduccion libre de un articulo publicado hoy, 6 de Agosto, en el periodico The New York Times

La culpa de la explosión en Beirut comienza con un barco con fugas y serios problemas. La triste historia de negligencia crónica comenzó hace más de seis años, cuando un barco endeudado y su carga volátil llegaron al puerto. Esto terminó el martes en una explosión gigante. El Rhosus, partió del puerto de Varna, Bulgaria, en 2010. La cuenta regresiva para la catástrofe en Beirut comenzó hace más de seis años cuando ese problemático buque de carga alquilado por Rusia hizo una parada no programada en el puerto de la ciudad. El barco venía arrastrando deudas, y estaba tripulado por marineros descontentos. Además sufría de una seria avería, un pequeño agujero en su casco que significaba que el agua tenía que ser constantemente bombeada. Pero para mas peligro, el barco transportaba una carga volátil, de más de 2000 toneladas de nitrato de amonio, un material combustible utilizado para hacer fertilizantes y bombas, que estaba destinado a Mozambique. El barco nunca logró llegar a destino. Enredado en una disputa financiera y diplomática, fue abandonado por el empresario ruso que lo había arrendado. Y el nitrato de amonio fue transferido a un almacén en el muelle de Beirut, donde languidecería durante años… hasta este último día martes, cuando, según funcionarios libaneses, dicha carga explotó, enviando una ola de choque que mató a más de 130 personas e hirió a otras 5.000.

La historia del barco y su carga mortal, que surgió el miércoles en informaciones provenientes del Líbano, Rusia y Ucrania, ofreció una historia sombría sobre cómo las batallas legales, las disputas financieras y, aparentemente, la negligencia crónica, prepararon el escenario para un horrible accidente que devastó una de las ciudades más apreciadas del Medio Oriente.”Estoy horrorizado”, declaró Boris Prokoshev, el anterior capitán ruso retirado de ese barco de 70 años, sobre el accidente, hablando en una entrevista telefónica desde Sochi, Rusia, una ciudad turística del Mar Negro, cerca de la costa desde donde comenzó el nitrato de amonio su viaje a Beirut en 2013.

En el Líbano, la ira pública se centró en la negligencia de las autoridades que eran conscientes del peligro que representa el almacenamiento de 2.750 toneladas de nitrato de amonio en un almacén en los muelles de Beirut, pero no pudieron actuar.

Los altos funcionarios de aduanas escribieron a los tribunales libaneses al menos seis veces entre 2014 y 2017, en busca de orientación sobre cómo deshacerse del nitrato de amonio, según los registros públicos publicados en las redes sociales por un legislador libanés, Salim Aoun.”En vista del grave peligro que representa mantener este envío en los almacenes bbajo un clima inapropiado”, escribió en mayo de 2016 Shafik Marei, director de aduanas libanesas, “repetimos nuestra solicitud de exigir a la agencia marítima que reexporte dichos materiales de inmediato “. Los funcionarios de aduanas propusieron una serie de soluciones, incluida la donación del nitrato de amonio al ejército libanés o la venta a una empresa libanesa de propiedad privada. Marei envió una segunda carta similar un año después. El poder judicial no respondió a ninguna de sus súplicas, según los registros. Funcionarios judiciales libaneses no pudieron ser contactados para hacer comentarios el miércoles.

El Rhosus, que enarbolaba la bandera de Moldavia, llegó a Beirut en noviembre de 2013, dos meses después de salir del puerto de Batumi, en el Mar Negro, en Georgia. El barco fue alquilado por Igor Grechushkin, un empresario ruso que vive en Chipre. Prokoshev, el capitán, se unió al barco en Turquía después de un motín por salarios impagos de una tripulación anterior. El Sr. Grechushkin recibió $ 1 millón para transportar el nitrato de amonio de alta densidad al puerto de Beira en Mozambique, dijo el capitán. El nitrato de amonio fue comprado por el Banco Internacional de Mozambique para la Fábrica de Explosivos de Mozambique, una empresa que fabrica explosivos comerciales, según Baroudi and Partners, una firma de abogados libanesa que representa a la tripulación del barco, en un comunicado emitido el miércoles. Grechushkin, que se encontraba en Chipre en ese momento y se comunicaba por teléfono, le dijo al capitán que no tenía suficiente dinero para pagar el pasaje por el Canal de Suez. Entonces envió el barco a Beirut para ganar algo de dinero al adquirir una carga adicional de maquinaria pesada. Pero en Beirut, la maquinaria no encajaría en el barco, que tenía unos 30 o 40 años, dijo el capitán. Luego, los funcionarios libaneses encontraron que el barco no era apto para navegar y lo confiscaron por no pagar las tarifas de atraque del puerto y otros cargos. Cuando los proveedores del barco intentaron comunícarse con el Sr. Grechushkin para el pago de combustible, alimentos y otros artículos esenciales, no pudo ser contactado, aparentemente había abandonado el barco que había arrendado. Seis miembros de la tripulación regresaron a casa, pero los funcionarios libaneses obligaron al capitán y tres miembros de la tripulación ucraniana a permanecer a bordo hasta que se resolviera el problema de la deuda. Según sus abogados, las restricciones de inmigración libanesas impidieron que la tripulación abandonara el barco y lucharon para obtener alimentos y otros suministros. Prokoshev, el capitán, dijo que los funcionarios del puerto libanés se apiadaron de la tripulación hambrienta y les proporcionaron comida. Pero, agregó, no mostraron ninguna preocupación por la carga altamente peligrosa del barco. “Solo querían el dinero que debíamos”, dijo. Su difícil situación llamó la atención en Ucrania, donde las noticias describieron a la tripulación varada como “rehenes”, atrapados a bordo de un barco abandonado. El capitán, ciudadano ruso, pidió ayuda a la embajada rusa en el Líbano, pero solo recibió comentarios breves como: “Espera que el presidente Putin envie fuerzas especiales para sacarlos de allá”, recordó. Cada vez más desesperado, el Sr. Prokoshev vendió parte del combustible del barco y utilizó las ganancias para contratar a un equipo legal, y estos abogados también advirtieron a las autoridades libanesas que el barco estaba en peligro “de hundirse o explotar en cualquier momento”. Un juez libanés ordenó la liberación de la tripulación por motivos compasivos en agosto de 2014, y el Sr. Grechushkin, después de reaparecer, pagó su regreso a Ucrania. La partida de la tripulación dejó a las autoridades libanesas a cargo de la carga mortal del barco, que fue trasladado a una instalación de almacenamiento conocida como Hangar 12, donde permaneció hasta la explosión. El nitrato de amonio, cuando se mezcla con combustible, crea un poderoso explosivo comúnmente utilizado en la construcción y minería. Pero también se ha utilizado para fabricar dispositivos explosivos desplegados por terroristas como el bombardero de Oklahoma de 1995, y el Estado Islámico. Las ventas de nitrato de amonio están reguladas en los Estados Unidos, y muchos países europeos exigen que se mezcle con otras sustancias para que sea menos potente. El gerente general del puerto de Beirut, Hassan Koraytem, ​​dijo en una entrevista que los funcionarios de aduanas y seguridad hicieron repetidas solicitudes a los tribunales del Líbano para que se trasladara el material volátil. “Pero no pasó nada”, dijo.”Nos dijeron que la carga se vendería en una subasta”, agregó. “Pero la subasta nunca ocurrió y el poder judicial nunca actuó”. El Sr. Koraytem, ​​quien ha estado a cargo del puerto durante 17 años, dijo que cuando se enteró de la explosión, pensó que podría ser un ataque aéreo.”No tenía idea” de lo que causó el incendio inicial en la instalación de almacenamiento que precedió a la segunda explosión, mucho más grande, dijo. Cuatro de sus empleados murieron en la explosión. “Estamos viviendo una catástrofe nacional”. Pero para muchos libaneses,esta historia es otra señal de la mala gestión crónica de una clase dominante que llevó al país a una crisis económica devastante este año. Prokshev, quien dijo que todavía le deben $ 60.000 en salarios, culpó al Sr. Grechushkin y a los funcionarios libaneses, quienes insistieron en incautar primero el barco y luego en mantener el nitrato de amonio en el puerto “en lugar de esparcirlo en lugar seguro”.”Podrían haber tenido muy buenos cultivos en lugar de una gran explosión”, dijo. En cuanto al Rhosus, el Sr. Prokoshev se enteró por amigos que viajaron a Beirut que el barco se había hundido en el puerto en 2015 o 2016. Su única sorpresa al enterarse de aquello, agregó, fue que el Rhosus no se había hundido antes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .