Por la boca muere el pez, así somos las personas


Por la boca muere el pez, es un refrán marinero que se refiere a las personas que dicen las cosas sin pensar, que hablan de forma exagerada. La metáfora consiste en lo peligroso que es abrir la boca, es decir, tanto el pez, que abre la boca cuando ve el anzuelo al que se engancha, como la persona, que abre la boca para hablar más de la cuenta y así se pone ridícula, son víctimas de su propia estupidez. Aristóteles, uno de los más célebres filósofos de la antigua Grecia, que vivió en el siglo IV a. C. Estudió y analizó disciplinas tan diversas como la biología, la filosofía y la política. Este gran filósofo cuestionó el concepto dialéctico de las emociones a partir del hecho de que: las afecciones del alma parecen darse con el cuerpo: “valor, dulzura, miedo, compasión, osadía, así como la alegría, el amor y el odio”. Para Aristóteles, la dialéctica “se identifica con la parte de la lógica que se ocupa del estudio del razonamiento probable, pero no de la demostración, por lo que el término irá quedando asociado, así, a la habilidad para argumentar, confundiéndose a menudo con la retórica, y terminando por adquirir un significado”. Por la boca muere el pez, nos recuerda que lo mismo es para peces como para seres humanos, abrir la boca más de la cuenta o a destiempo “entraña un serio peligro: al igual que el pez es atrapado al morder el anzuelo, la persona que habla en exceso termina siendo víctima de su propia verborrea. De hecho, según el académico Julián Marías, el refrán completo en castellano sería “por la boca muere el pez y el hombre por la palabra”. Así somos los seres humanos, muchos tenemos la costumbre de hablar y decir cosas que deberían guardarse o más bien ser reservadas, quizás para nosotros mismos. Esto sucede a diario con los políticos, los vendedores de ideas o cosas, los profesores y en general con las personas cuya vida es pública. Por eso, desde pequeños tenemos la obligación de aprender a ser reservados y no dar a conocer detalles de nuestra vida que para otros nos significan nada o son motivo de burlas, a veces muy dañinas. Actualmente, la gente que tiene acceso a internet suele utilizarlo para decir un sin fin de cosas o hecho que ponen en una situación desagradable a muchas personas. Precisamente por eso, debemos pensar muy bien lo que vamos a decir o a quien podemos perjudicar cuando escribimos o hablamos más de la cuenta. Agradezco a D´s porque con Él aprendo de todo, porque me guía cuando estoy equivocada y porque siempre lo siento a mi lado. Le ruego por tantos seres indefensos que hay en este mundo, a veces muy cruel, muchos inocentes, pero que son sometidos a terribles tiranías que existen en algunos países desde hace muchos años. Muchas de estas personas no conocen el significado real de la palabra democracias o libertad, pero luchan por conseguirla, mientras que otras no hace absolutamente nada por conseguirla, como es el caso de algún país latinoamericano.

Regina Mizrahi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .