Unas monedas… unos recuerdos


.-Verás, tienes que amontonarlas de diez en diez, así son de unos céntimos, luego de veinte, de cincuenta y hasta el euro.

.- Abuelo, tu también tenias una hucha para poner las monedas demás?

.-Sí, y tu abuela y yo quedamos de acuerdo que cada vez que veníamos del mercado, esa “metralla” de pequeñas monedas las guardábamos en la hucha, sí en esa cajita que tienes en las manos y claro por Navidad la abríamos, por ver qué podíamos comprar de juguetes y chuches para todos vosotros.

Aquellos recuerdos de unos tiempos, ya tan lejanos, rumiaban en mi fuero interno, allí de pié junto al árbol de Navidad tan ricamente decorado. Era sorprendente todo lo que colgaba. Una cajita pequeña con un nombre, otra más grande para otra persona, estaba claro que mi nuera era una mujer muy bien preparada, muy laboriosa y seguro que no se había olvidado de poner algún regalo, grande o pequeño para cada uno de los miembros de la familia. Era pensar: ¡A mi nadie me ha olvidado!

Cuando aquellos recuerdos me invadían, me preguntaba si todos los niños y niñas les había pasado lo mismo y si en la actualidad seguían padeciendo tantas carencias.

Hay gente en el paro, otros piden limosna en plena calle y ¿no tienen nada para comer ni un humilde techo donde pernoctar? Y somos una sociedad democrática, dicen, con derechos y ayudas sociales y ¿qué es lo que no acabo de comprender? Era Navidad, mucha alegría, cánticos, sonaba la pandorga y el tamborilete. Estábamos repitiendo aquellas manifestaciones de alegría porque cada año el niño Jesús volvía a nacer. Y, ¿no se aburren de repetir lo mismo una y otra vez?. La tradición es la de siempre y cada año se repite, para que nadie lo olvide.

En el invierno de 1952, las autoridades trajeron a casa de los abuelos al hermano de mi abuela, era sordomudo y acababa de morir ahogado en una balsa. A pesar de la miseria de aquella época, teníamos dulces y turrón para comer.

Pero nadie cenó aquella noche, el cuerpo presente del familiar fallecido nos cortaba tanto el hambre como los suspiros que emanaban de unos muy tristes corazones.

                                                                                                                            Salomé Moltó

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.