La política, la verdad y la mentira




En todas las épocas pasadas y aun en este siglo XXI se discute, y en ocasiones acaloradamente acerca de la política en diversos países del mundo.
Es normal, pues así surgen los mandatarios democráticos y dignatarios que regirán los destinos de una nación.
Lo que francamente parece insólito, es leer, escuchar y ver cómo las mentiras de algunos que desean aparentar ser demócratas son repetidas a cada rato y sus declaraciones dadas a conocer, lo mismo que la importancia que les dan los medios de comunicación.
Sería productivo que alguien con verdaderos conocimientos de causa, explicara por qué los dictadores de crueles tiranías se sientan a discutir con presidentes elegidos por ciudadanos, en países libres y democráticos.
Porque no es cierto que con esos encuentros se pueda llegar a decidir la verdad, para que ambas partes estén satisfechas con las decisiones.
Eso ha ocurrido en reiteradas ocasiones y… todo sigue igual, los dictadores seguirán ejerciendo su poder para martirizar al pueblo y los mandatarios elegidos libremente impondrán las normas en sus naciones.
Los espectadores de semejantes reuniones convocadas a nivel mundial, donde presidentes y expresidentes dan a conocer sus opiniones y al mismo tiempo los dictadores al hacer uso de la palabra dicen y repiten mentiras que para muchos no tienen ningún crédito.
Lo que sí es cierto es que ocupan cronometraje en las noticias y dan a conocer sus mentiras disfrazadas como si fueran una gran verdad.
¿Hasta cuándo los ciudadanos de a pié que quieren vivir en democracia y libertad tienen que enterarse, leer y escuchar una y otra vez semejantes ardides?
Desde tiempos inmemoriales cuando surgieron las tiránicas y asesinas dictaduras en varias partes del mundo, el vulgo padece, sufre y muere a manos de quienes ejercen el poder, quizás a la fuerza, y se dedican a torturar, encarcelar, masacrar a gente inocente que protesta por «exigir» la libertad.
Es así como en las múltiples reuniones de organismos internacionales se reúnen representantes de pueblos democráticos con algunos «mandatarios» de naciones sometidas a las más brutales y despiadadas dictaduras.
¿Es eso normal? ¿Esa es la manera de solventar los problemas y las discrepancias que existen para llegar a la tan anhelada libertad, paz y democracia?
La gente está pendiente de saber cuáles serán las soluciones y no tantas decisiones, que, mientras se asumen, en algunas naciones siguen los muertos por un sin fin de razones, porque las conclusiones a veces no conducen a nada!
Agradezco a Dios por su apoyo, por educarme y conducirme hacia lo que es verdad cuando estoy equivocada.
Le ruego que se apiade de los ciudadanos de este planeta llamado tierra que padecen hambre, escasez, castigos injustos y en muchas ocasiones mueren o prefieren dejar de vivir.
Que proteja a millones de niños desvalidos, al igual que a ancianos que lo han dado todo y al final de su vida no tiene nada, solo miserias.


Regina Mizrahi

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.