Cielo y Mar


La tarde se esfumaba lentamente, naranjas de horizontes vespertinos

las sombras impacientes de la noche, entraban en el mundo sigilosas

volaban las gaviotas a sus nidos, por las rutas del cielo, sus caminos…

sin angustias, sin penas la rutina, cumplían cual livianas mariposas

Gaviota que imponente sobrevuela sobre mares escasos de alimentos

confunde piedras doradas con escamas, que rompen el pico que las toca

y vuelve a buscar a las palomas mientras estas se arrullan por los techos

sin saber cuan cercana esta la muerte, sin saber de peligros ni gaviotas.

Palomas de los cielos y el tejado, gaviotas de los mares y los vientos

pececillos ingenuos y dorados, de las olas profundas y el remanso

vida y sombras rozando con sus alas, la vida y la muerte del ingenuo

y al fin la humanidad descansa, y muere, tal como ellos, sin espanto….

Yolanda Elsa Solís

2 comentarios sobre “Cielo y Mar

  1. Es perceptible un elevado grado de disconformidad en tus líneas, es más, me arriesgaría a decir que la falta de esperanza logra disuadirte de afrontar la tormenta que se avecina a tus costas.
    Interesante leer.
    Shalom

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .