La risa


He visto tus ojos que me observaban, mi pequeña y hermosa niña. Me ha

sorprendido tu inquieta mirada, sobre todo, porque me seguía allí donde iba

y mirando cuanto hacía.

Estamos atentos a todo cuanto haces, mejor dicho, a todo cuanto miras.

Ya tus ojos han cambiado, ya no miran desorientados ¿no?, Ahora te

fijas, nos sigues con la mirada, nos observas, y ¿qué aprendes hermosa

doncella? ¿Te es extraño este mundo? Por supuesto, pero no te

preocupes, mamá está cerca, allí observando la calle, acabas de tomar tú

pequeño desayuno y has dejado sus senos vacíos, déjala que repose no

va a tardar en volver, ya sabes que no puede estar mucho tiempo alejada de ti.

Es valiente tu mama, vuelve al trabajo dentro de unos días con esos

hermosos ojos y esos cabellos poderosos y dirá a todos, tengo una

princesa en casa que me espera, por la que voy a luchar.

No me mires de ese modo, esos brazos que también te estrechan son los

de papa, ya sé estás muy contenta con ellos, también las dos abuelas te

adoran, tíos, tías, sí, sí, pequeña, todos te adoramos.

¡Ah!, y ¿quién soy yo? Esa loca que va de aquí para allá y que no acaba

de reír, reír con fuerza porque ¿sabes pequeña, cómo has cambiado la

vida de todos los que están cercanos a ti? Y también los que estamos algo

lejanos, también pensamos mucho en ti, y aquí estamos intentando hacerte feliz.

Hago de payaso, muecas, risas y más risas, gesticulo,

muevo la cabeza, abro los ojos, los cierro, toco el pito, me quito la peluca,

soplo el tirachinas, vuelvo a gesticular, desde el marco de la ventana tu

mama me observa. “Mi tía se ha vuelto loca” , creo que piensa, pero tu

miras, los ojos abiertos y de repente se produce el milagro, te pones a

reír, con entusiasmo, con fuerza y es como un maná de dulzura y vigor

que nos invade, la preciosa niña ríe, nos ha regalado una carcajada muy

sonora, como diciendo:” Esta mujer está loca, pero es divertida”, lo

intento, mi amor, lo intento, ya que tu llegada ha sido como un regalo

lleno de amor y de muchas risas, todas esas que tu preciosa cara regala a cada momento.

Salomé Moltó

Un comentario sobre “La risa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.