El pueblo Ucraniano lucha por su existencia


Dados los últimos acontecimientos que ocurren en Ucrania, y la confusión que existe en Occidente al respecto, he considerado necesario alguna aclaración al respecto. Encuentro que el siguiente artículo puede dar alguna respuesta a estas inquietudes.

El pueblo ucraniano lucha por su existencia

Por Dimitry Chomsky del periodico israeli “Haaretz” 26 febrero 2022

Aunque nací y crecí hasta los 15 años en Kiev, no tengo afinidad interna por la cultura y el idioma ucranianos. Habiendo crecido en uno de esos asentamientos soviéticos de la ciudad, construido en la década de 1970 y habitado principalmente por la primera generación de aldeanos ucranianos, lamento admitir que mi contacto diario con el pueblo ucraniano me dejó muy pocos buenos recuerdos. La fricción violenta con un trasfondo de antisemitismo manifiesto, fueron una dosis parcial casi diaria: en el patio de un edificio residencial, en las calles aledañas y en la escuela. Nuestros vecinos ucranianos, que vivían en nuestro piso en el departamento de enfrente, más de una vez honraron a mis padres y abuela con el saludo de rutina: «Lástima que no fuiste a Babi Yar» (donde fueron asesinados miles de judíos por los nazis, pero con la participación activa de ucranianos). Un hijo de otros vecinos ucranianos fue el primero en explicarme que mi lugar no está en Kiev sino “en Palestina”.

Yo era el único judío de la clase, y cuando en las clases de literatura ucraniana leía la conocida novela social «Mikola Djeria» de un escritor ucraniano clásico del siglo XIX, Ivan Nchoy-Levitsky, cuyo principal protagonista, es un esclavo ucraniano que escapó de su maestro polaco, fue explotado después descaradamente por un gerente de fábrica judío codicioso – Entonces yo fingía estar enfermo para quedarme en casa.

El panteón nacional ucraniano de hoy, con sus héroes centrales y de los más venerados en el país y la cultura nacional ucraniana, despierta en mí principalmente repugnancia. Es difícil, repugnante y escalofriante para mí ver en las calles de Kiev los nombres de Simón Petliura y Stefan Bandera. Después de todo, Petliura, presidente de la República Popular de Ucrania durante la Guerra Civil en la Rusia Revolucionaria, estuvo entre los responsables de la masacre de judíos ucranianos en 1919-1920, el genocidio más grande en la historia judía antes del Holocausto (se calcula que las víctimas fueron entre 50.000 y 200.000). ). Mientras Bandera encabezaba la «Organización de Nacionalistas Ucranianos», que ya en la década de 1930 se caracterizaba por una clara ideología genocida, que abogaba por la limpieza de Ucrania de «nacionalidades hostiles». Las milicias de la organización trabajaron duro para hacer realidad esta ideología después de la invasión alemana de la Unión Soviética, participando activamente en el asesinato de judíos ucranianos junto con los nazis a partir del verano de 1941 y llevando a cabo masacres en Polonia en 1943 y 1944. 1941 Su Vice, Yaroslav Statsko, se atrevió a anunciar en Lviv el establecimiento de una Ucrania independiente, pero el brazo militar de la Organización de Nacionalistas Ucranianos, leal a la ideología vandalista, continuó realizando limpiezas étnicas durante la guerra.

Sin embargo, cuando se trata de la actual guerra imperialista que Rusia ha librado contra Ucrania, uno debe dejar de lado los sentimientos y adherirse a una posición que toda persona que busca la libertad y la igualdad debe adoptar sin reservas: una posición que apoya inequívocamente a la parte ucraniana. Porque esto no es solo una violación de la soberanía del estado ucraniano, sino una amenaza a la existencia misma del pueblo ucraniano en el sentido nacional-cultural. El pueblo ucraniano se enfrenta hoy a una elección aguda e inequívoca: ser o cesar. Continuar desarrollando una identidad, un idioma y una cultura nacional propia, como corresponde a cualquier objeto vivo, o asimilarse lingüísticamente y extinguirse culturalmente bajo la presión de la cultura imperial rusa.

Ucrania entiende que hacerse cargo de su país conducirá a la pérdida de la independencia, la eliminación del régimen democrático y la rusificación cultural depredadora.

A los defensores de la tesis utópica de Yuval Noah Harari sobre la «nueva paz» que supuestamente prevalecería en el mundo en el siglo XXI les puede resultar difícil de creer, pero lo cierto es que la concepción básica del discurso imperial ruso sobre el pueblo, la lengua y la cultura ucranianos, no ha cambiado desde el siglo XIX. Según este punto de vista, la existencia misma de los ucranianos como un grupo cultural nacional único es un percance histórico.

En el idioma ruso en la era de los últimos zares rusos – ahora percibida en el discurso institucional ruso como la Edad de Oro Perdida – una de las palabras que denotaban el término «rusos» era «los grandes rusos», mientras que los ucranianos se referían a él como «pequeños rusos». Y así, hoy en día, los ucranianos son considerados por el Imperio Ruso como los hermanos más jóvenes, rebeldes y culturalmente inferiores del pueblo ruso, y su lengua se percibe como una especie de dialecto de la «grande e inmensa» lengua rusa, una lengua mimada y malcriada, versión distorsionada del idioma ruso popular, y es objeto de innumerables bromas.

Karl Havelichek Borowski, uno de los más grandes escritores y publicistas checos modernos, comentó en 1844 que «a los rusos les gusta etiquetar todo lo ruso como eslavo y luego etiquetar todo lo eslavo como ruso». De hecho, la propaganda imperialista rusa en el caso de Ucrania hoy, está repleta de los mismos eslóganes engañosos sobre la profunda afinidad histórico-cultural entre los dos pueblos eslavos, el ruso y el ucraniano, que busca para el conflictivo capítulo occidental.

Es divertido ver que la persona que recientemente sacó la tarjeta de la «Hermandad eslava» y pidió una reconciliación histórica entre Rusia y Ucrania fue nada menos que Ramzen Kadyrov, el presidente de Chechenia. Kadyrov, designado para este cargo por Vladimir Putin y que gobierna sin límites en una región donde Rusia ha cometido crímenes de guerra horribles, hizo un llamado público al presidente ucraniano Vladimir Zalansky y al pueblo ucraniano, afirmando que «los rusos y los ucranianos son un pueblo eslavo con historia, cultura y cultura compartida». También señaló que nunca creería que «los ucranianos se consideraran parte del llamado ‘mundo occidental’, con todos sus ‘valores’ degenerados e histeria rusofóbica».

Inmediatamente se dirá que la identidad y la situación cultural en la Ucrania actual son de hecho complicadas y complejas, y que muchos de los habitantes de Ucrania, incluidos los ucranianos étnicos para todos los efectos, tienen una profunda afinidad por la cultura y el idioma rusos. Pero en lo que respecta a la actitud de la cultura imperial rusa hacia los ucranianos, no hay lugar para la complejidad o los matices culturales. Incluso si Putin y sus diversos portavoces no afirman esto explícitamente hoy, los ucranianos entienden perfectamente que la toma de posesión de su país por parte de Rusia significa no solo la pérdida de la independencia política y no solo la eliminación del régimen democrático ucraniano, sino, a la larga, una rusificación depredadora. y la aniquilación cultural de la nación ucraniana. Es de esperar que incluso en el mundo democrático occidental haya algunas mentes abiertas que vean esto así de claro.

Dimitri Chomsky (nacido en 1975) es historiador y publicista, profesor asociado en el Departamento de Historia Judía y Judaísmo Contemporáneo de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Investiga la historia del sionismo y la sociedad en Israel, el nacionalismo moderno y los judíos de Europa central y oriental.

Un comentario sobre “El pueblo Ucraniano lucha por su existencia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.