¿Qué significa el amor de un hermano?


El amor fraternal es un amor puro, sin envidias, sin competitividad, un amor para toda la vida, que perdura después de la muerte de los padres. Es el amor que une a la familia, a la historia y a la supervivencia. No hay nada que duela más a unos padres que las discusiones y peleas entre sus hijos.

El amor de un hermano es:

Tu guardaespaldas (en el buen sentido) …

Es tu confidente. …

Es genial para las mudanzas…

Puede explicarte en qué consiste un juego de fútbol. …

Es muy agradable cuando tu novio y tu hermano se llevan bien…

Siempre te dirá la verdad.

Diferentes estudios han demostrado los beneficios de tener hermanos, pero no es lo mismo que estos sean hombres o mujeres.

Después de muchas investigaciones, se llegó a la conclusión de que no es lo mismo convivir en un hogar siendo el único hijo o hija, que convivir con otros hermanos y hermanas.

Precisamente, el hecho de tener una hermana (pero no un hermano) ofrece más beneficios a nivel cognitivo y psicológico que no tenerlo, a pesar de poder tener diversas discusiones y peleas típicas de la convivencia durante el día a día, y durante varios años.

Así lo afirman algunos estudios al respecto, como explicó Alex Jensen, profesor de la Escuela de Vida Familiar de la Universidad Brigham Young (BYU), al medio Motherly recientemente: tener hermanas ayuda a desarrollar habilidades sociales, desde la comunicación hasta el compromiso y la negociación; incluso los conflictos podrían ser beneficiosos a largo plazo, siempre que sean por motivos de poca importancia.

La importancia de las hermanas para la salud mental

Jensen y sus colegas de la BYU han realizado múltiples estudios al respecto. Uno de ellos data de 2010 y se publicó en el Journal of Family Psychology. En dicho trabajo, los investigadores llegaron a la conclusión de que tener una hermana puede mejorar la salud mental y la autoestima. En particular, las hermanas ayudarían a evitar la sensación de soledad, de no sentirse queridos, la culpabilidad, la timidez y el miedo.

En definitiva, las hermanas desempeñarán un importante papel en la promoción de la salud mental positiva, y a largo plazo parecen promover el contacto familiar, más allá del fallecimiento de los progenitores.

Por otro lado, este mismo trabajo también sugirió que tener una hermana puede hacerte una persona más amable y generosa al fomentar comportamientos sociales positivos, tales como la compasión o el altruismo.

Incluso luego de las peleas típicas del día a día, las actitudes positivas saldrían ganando,porque esos conflictos promueven, a su vez, la regulación de las emociones a largo plazo.

Por todo lo expuesto, puedo decir sin que me quede nada por dentro: me siento feliz y orgullosa de tener una hermana y dos hermanos, quienes en infinidad de momentos me han proporcionado alegrías y por qué no, otras veces tristezas y sufrimientos.

Gracias a mis hermanos sé a ciencia cierta lo que significa ser tía y lo mejor de todo tía abuela de personitas maravillosas que en todo momento me enseñan algo.

Regina Mizrahi

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.