La soledad que nos angustia


No sé si las estadísticas se ha preocupado por averiguar cuantas personas viven solas, tanto viejas como jóvenes.

La sociabilidad es un sentimiento consustancial a la naturaleza  humana, el hombre busca a sus congéneres en cualquier situación y circunstancia.  Médicos, sociólogos  y psicólogos  apuntan al desastroso fin a que nos lleva la soledad, sobretodo en la vejez. La soledad angustia, mata y extermina lentamente nuestra capacidad de comunicación, de crear, de dar a los demás y de darnos a nosotros mismos. La soledad nos entorpece y castra nuestras reservas humanas porque entre muchas otras cosas, se nos rompe el espejo que refleja nuestra imagen, ya que en los demás nos  referenciamos. Porque suele ser en los otros  donde seguimos buscándonos, quizás porque para el ser humano  su máxima inquietud sea una constante búsqueda de sí mismo.  La soledad nos arranca trozos del yo social  no quedando más que el  yo primario  y acabamos con el paso cambiado en el devenir humano.

En cambio, muchas personas encuentran en soledad su verdadero equilibrio y sus obras más meritorias, tanto en ciencia como en filosofía o en arte, las hallan en la intimidad de un  “en si mismos”, lleno de soledad, pero una soledad serena y nutrida de un sentimiento de todo lo social. 

Las costumbres, buenas o malas, que hemos adquirido a lo largo de los años, han configurado nuestra personalidad hasta el punto de formar una coraza sólida que ejerce de muralla o parapeto frente a otras costumbres, otros deseos, otras inquietudes, a veces, multiplicando esa angustiosa soledad.

Los hay que guardan costumbres infantiles, disfunciones, egoísmos agudos, intolerancia con los demás o afán de perfeccionismo, más para el otro que para sí mismo  etc. No en balde se ha dicho que la convivencia es un arte y que a cierta edad ya casi nadie pretende ser artista, ni ejercer de tal.

Nuestras costumbres se han enquistado en nuestra  personalidad limitándola y en la adquisición de experiencias hemos perdido capacidad para ilusionarnos, para crear otras perspectivas, para amar.

A veces, vivir, contrariamente a lo racional, nos empobrece, porque vivir también es sufrir y tenemos miedo de repetir los mismos errores, de padecer las mismas vejaciones,y acabamos encerrados en nuestro caparazón,  así pues, intentamos andar el camino en solitario, abrigándonos en el manto de la indiferencia, a pesar que en nuestro fuero interno, no renunciamos a poner en nuestras vidas un sentimiento, una ilusión, sin los cuales, la vida nos es altamente dolorosa, porque nos hemos cansado de amarnos a nosotros mismo y deseamos el afecto de los demás. 

No siempre sabemos cuando perdemos la capacidad de comunicarnos, un valor tan hermoso. Normalmente nos llega poco a poco este deterioro tan angustioso como insuperable, y una reacción a tiempo puede salvar nuestro equilibrio personal, cada día más necesario, porque en el fondo, no nos gustaría emular al sabio Guillem de Castro  en sus pensamientos, cuando dijo aquello de “a mis soledades voy, de mis soledades vengo, para estar conmigo me basta mi pensamiento”.

SALOMÉ MOLTÓ

2 comentarios sobre “La soledad que nos angustia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .