¡La situación de los ucranianos es desgarradora!


Las noticias son cada vez peores, Rusia demuestra su poderío, mientras el Presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski solicita desesperado a los parlamentarios estadounidenses para que ayuden a conseguir más armas de guerra para sus fuerzas armadas.

Parece mentira, que hayan pasado tantos días desde que Vladimir Putin, el 24 de febrero de este año decidió invadir a Ucrania.

Hace casi dos meses que el mundo escucha, lee, discute los sucesos más macabros que llevan a cabo los militares rusos en Ucrania.

Y qué ha pasado?

¡Nada! Mandatarios, políticos, diversos personajes de la política internacional, analistas hablan, hablan y en Ucrania, la gente muere, el país está cada vez más destrozado.

Algunos tienen la impresión de que personas con poder «le temen al déspota ruso, que, a su vez, está dispuesto a ganar como sea la guerra».

Los testimonios de sobrevivientes, gente que escapó con lo que llevaba puesto, niños llorando sin entender lo que sucede y hasta ancianos que no pueden caminar, dispuestos a morir, son muy tristes y dolorosos.

Hay muchos intereses, pero lo más importante es salvar vidas, porque casi 3 millones de personas han huido aterrorizadas de su país, de sus casas, de sus posesiones.

Muchos refugiados fueron acogidos por Polonia, otros por comunidades religiosas, ya que además de los ucranianos hay polacos, uzbekos, bielorrusos, indios, nigerianos, marroquíes, afganos, paquistaníes y hasta rusos.

La invasión de Vladimir Putin a Ucrania cambió al mundo. Vivimos tiempos nuevos y más peligrosos: «la era posterior a la Guerra Fría, que comenzó con la caída del Muro de Berlín, terminó». «Rusia no inicia las guerras, las termina», está escrito en un cartel de Vladimir Putin en Simferopol, Crimea, a comienzos de marzo.

«El trasfondo de esta crisis es la negativa rusa a aceptar el acercamiento de la OTAN y de la Unión Europea a la antigua república soviética. Moscú la considera parte de su identidad y de su espacio de influencia, y cuyo control juzga vital para su seguridad. Putin cree que ambos países conforman “un solo pueblo”.

Francis Fukuyama: «Si Putin logra derrocar a Zelenski, otros regímenes autoritarios seguirán el mismo camino».

El autor de ‘El fin de la historia’ describe la guerra de Ucrania como «la batalla decisiva entre democracias y regímenes autoritarios» que auguraba desde 2014. «Putin creyó que tomaría Ucrania en dos días y, en cambio, el despertar de Occidente le costará caro», profetiza.

Maxim Ósipov: «No poder llamar ‘guerra’ a la guerra fue la señal de que debía coger a mi familia e irme de Rusia».

La valentía y pacifismo de este médico, uno de los escritores más importantes de la literatura rusa actual, vienen de lejos: en 2014 ya criticó la anexión de Crimea. «Rusia era mucho más sana tras el desplome de la URSS que ahora», dice desde su reciente exilio por la represión del Kremlin.

Maxim Ósipov (Moscú, 58 años) es uno de los autores esenciales de la literatura rusa contemporánea. «Cosecha piropos de el premio Nobel Svetlana Alexiévich por su capacidad para retratar a los Don Juan Nadie postsoviéticos – maestros de escuela, políticos».

A los observadores de este «espectáculo sangriento y descabellado», no nos queda otra cosa sino rogar para que esta guerra termine y no haya más muertes y tragedias de gente inocente.

Regina Mizrahi

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.