La casa


Hoy he vuelto a la casa solitaria

que albergó tantos sueños abortados

por la vida solemne y arbitraria

por la muerte de puños apretados

 

La casa de claveles sonrosados

desde húmeda tierra generosa

la casa de polluelos anidados

bajo pluma caliente y amorosa

 

Palpitó allí la tarea y el trabajo

unidos manos, corazón y sueños

lágrimas y sonrisas amasaron

alegrías, estudios y lamentos…

 

Vaivenes, viajes y alboradas

ausencias, sonrisas, desencuentro

y el abrazo feliz de una mañana

y el rosal con un pimpollo nuevo

 

Hoy he vuelto a la casa solitaria

Sola mi alma, mis manos y mis sueños

ya no están ni las rosas ni su savia

solo esperan un suspiro y un recuerdo

 

Yolanda Elsa Solís Molina

Un comentario sobre “La casa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.